¿Quieres dedicarte a la fotografía?

¿Debemos estudiar fotografía o es mejor practicar? Este es un gran debate que persiste desde hace tiempo en la comunidad fotográfica. Es mejor estudiar formalmente o empezar a sacar fotografías y aprender mediante prueba y error. Muchos futuros fotógrafos se hacen esa pregunta. Yo soy partidario de que dejes los estudios fotográficos y empieces hoy mismo a sacar fotos.

La fotografía al igual que cualquier otra rama de las bellas artes, es una profesión bastante difícil de entender por el público en general. Entonces que debes hacer ¿Gastar tu dinero en estudiar para obtener títulos o bien dejar fluir tu ingenio y creatividad para empezar a recibir ingresos? En cualquier arte creo que es mejor la segunda opción, aunque no dispongas de título.

Tener estudios universitarios, titulaciones, cursos… está muy bien, ya que en este país parece que si no dispones de ellos nadie valora tu trabajo, aunque seas capaz de realizar fotografías geniales. Casi todos los fotógrafos españoles que viven de la fotografía han estudiado Bellas Artes, o han acudido a una escuela privada para obtener un título que les acredite los estudios, o han hecho módulos o incluso han estudiado comunicación audiovisual… padecemos de “titulitis” y no valoramos el ingenio creativo de las personas que no pueden acreditar como lo han obtenido.

Yo soy de los que piensa que los grandes fotógrafos lo llevan dentro, puedes aprender como usar tu cámara, como usar un gel, como retocar mejor, como controlar la luz pero hay cosas que no se aprenden, o las llevas o no las llevas. Si no las llevas por más cursos o talleres que hagas sólo conseguirás ser un buen fotógrafo y nada más. Si llevas el arte fotográfico dentro de ti, aunque no hayas estudiado nada de nada, tus fotos transmitirán a muchísima gente, y al fin y al cabo estamos hablando de artistas con lo cual lo que importa es transmitir y no se trata de hacer fotografías técnicamente impecables.

Aprender mediante prueba y error es una forma que funciona y es barata, pues siempre sabrás que es aquello que va a beneficiar una toma o no, porque has vivido anteriormente esa experiencia. ¿Entonces que debemos hacer?

1.- Invertir ese dinero en nosotros mismos: Es decir, ese dinero que tenias pensado invertir en tu carrera fotográfica, utilízalo para adquisición del equipo, adquiere un cuerpo de una buena cámara, objetivos de calidad, un set de flashes y reflectores… pero tampoco te lo gastes todo, el material fotográfico es caro pero no hace falta volverse loco, porque no todo son medios técnicos y el equipo podemos mejorarlo o cambiarlo más adelante. Invierte otro poco en crear y mejorar tu marca, buena publicidad y en un diseño y marketing correcto.

2.- Hacer contactos:  La fotografía es un medio social y como tal debemos relacionarnos con otras personas, Facebook, Twitter, Instagram.. no son sólo plataformas para mostrar tu trabajo, sino también para hacer nuevos clientes y compartir con tus amistades sobre temas fotográficos, de quien menos te piensas se puede aprender algo. Además haremos muchos contactos y nuestro trabajo llegará a mas gente.

3.- Seminarios con profesionales contrastados: Los llamados “workshops” o “masterclass”, son ideales por la corta duración del aprendizaje y la calidad del mismo. Los profesionales de alto nivel van a compartir en esos seminarios sus experiencias y conocimientos contigo. Aprender de todo lo que vemos en la red, llámese vídeos de “Youtube”, tutoriales…, no es una mala idea, pero el aprendizaje presencial debe ser básico para ti y además si este se realiza con fotógrafos contrastados.

4.- Muévete: No es cuestión de dejarlo todo a partir mañana mismo, pero si viajas aunque sea a lugares cercanos, vas a conocer gente, otros fotógrafos y lugares con encanto que podrán servirte en tus futuras sesiones. Además te ayudará a saber manejarte cuando debas realizar algún encargo lejano.

5.- No solo aprendas, también enseña: Cualquier fotógrafo te va a agradecer que le enseñes algo que no sabia, algún truco interesante que poder aplicar a sus trabajos. La experiencia de saber desenvolverse en el mundo laboral, o en una sesión con muchos inconvenientes, es algo que no se aprende en las clases ni en universidades. Es algo que debemos considerar esencial, si tu compartes tus pequeños trucos, los otros compartirán los suyos contigo.

La fotografía es siempre agradecida, cada día descubres cosas nuevas e interesantes que aplicar en tus nuevas sesiones, no te encierres en tu mundo pues las posibilidades de mejora son infinitas !!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *