Fotografías a menores

Dice la Ley Orgánica 1/1996, de 15 de enero, de Protección Jurídica del Menor:

Se considera intromisión ilegítima en el derecho al honor, a la intimidad personal y familiar y a la propia imagen del menor, cualquier utilización de su imagen o su nombre en los medios de comunicación que pueda implicar menoscabo de su honra o reputación, o que sea contraria a sus intereses incluso si consta el consentimiento del menor o de sus representantes legales.

Sigo citando…

Hacer fotos de personas se considera una intromisión en la intimidad de las personas, salvo si…

a. La persona te autoriza
b. La imagen tenga un interés histórico, científico o cultural. (definir qué es cada cosa es complicado)
c. Trata de un personaje público en un lugar público
d. La foto es de un suceso público y la persona aparece de forma accesoria

Si la foto se usa con fines comerciales , o la persona aparece en la imagen en una situación “delicada”, de forma que se pueda dañar su honor o su dignidad, la gravedad de la intromisión es aún mayor.

En cuanto a los menores:

a. Pueden autorizar la imagen ellos mismos si se les considera lo suficientemente maduros (¿quien valora ésto?). En caso contrario, se necesita autorización de sus tutores legales (por eso los colegios piden esas autorizaciones y previenen malentendidos).
b. Si se dañan sus intereses puede actuar de oficio el Ministerio Fiscal, sin necesidad de que exista una denuncia por parte del interesado (incluso aunque los padres hubiesen dado su permiso).
c. NO se pueden realizar desnudos a menores (en los que se vea alguna de sus partes íntimas) ni aún contando con el consentimiento de sus padres o tutores. En España se considera menor quien no tiene 18 años cumplidos. (Se considera pederastia y por lo tanto sujeto a pena de cárcel no sólo la toma de imágenes de desnudo a menores o su comercialización, sino también el simple hecho de estar posesión de las mismas)

Por si a alguien pudiera interesar:

1.- La fotografía de menores debe ser SIEMPRE realizada con el consentimiento debido. A no ser que el menor retratado lo sea dentro de un conjunto y no sea el objeto central del mismo.
2.- Aunque te den autorización y lo cuelgues en la web o vaya al diario local, no lo comercialices secundariamente. Si le dices a un padre que vas a colgar la foto en la web, no la utilices luego como portada de un catálogo de moda infantil, por ejemplo. A no ser que así lo explicites y te lo autorice expresamente.
3.- En suma, juega limpio. Cierto que hay adultos con los que no merece la pena ni siquiera jugar; pero estamos hablando de menores.

Y ya sabes, Si te ha gustado comenta y comparte. Un saludo y espero haber sido de ayuda en este tema que tanto preocupa a los fotógrafos hoy en día. Por si es de vuestro interés aquí os dejo también un modelo de autorización a publicar o no publicar las imágenes de un/a menor obtenidas en una sesión fotográfica (es el que yo uso y que durante 10 años no he tenido problemas).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *